martes, 5 de julio de 2016

Mujer maltratada, denuncia a su marido por abusos sexuales hacia su bebé y la sentencia es...

Rueda de prensa 5/07/2016
Giuliana se pone en contacto sucesivamente con la Coordinadora Anti Represión, la Asamblea 7N de Murcia, la Plataforma 8 de marzo de Cartagena y AMIM (asociación contra el maltrato infantil)  y nos relata su inconcebible caso.
 
Un juzgado de primera instancia de Cartagena le ha retirado, como medida cautelar y por procedimiento de urgencia la guardia y custodia de su hija de 4 años y se la ha otorgado al padre, contra quien existe procedimiento abierto por presuntos abusos sexuales a la menor de edad.

Nos entregó un detallado informe realizado por AGAMME, Asociación Galega contra o Maltrato a Menores donde se aprecian graves irregularidades en la actuación del juzgado. (7 de abril de 2016)

Dicha asociación también emitió un comunicado de "condena" de la actuación de ese juzgado, indicando que  "el juzgado ha actuado en la retirada de la custodia a la madre de la niña, haciendo referencia a un supuesto trastorno de personalidad aunque ninguna evaluación de salud mental ha concluido que la mujer padezca trastorno alguno y en el procedimiento no ha participado ningún profesional de salud mental".  

Estrela Gómez presidenta de la citada organización ha indicado que además "se está produciendo sesgo xenófobo al hablarse de un concepto ideológico y no científico como es el del síndrome de Ulises, aplicable únicamente a personas inmigrantes”.

Este caso no es único. Cada año decenas de casos similares se ven los juzgados y muchos terminan con la retirada de la custodia a las madres que denuncian abusos.
El informe de Save the Children La justicia española frente al abuso sexual infantil en el entorno familiar (2011), ya indicaba que la inmensa mayoría de los casos de abuso sexual intrafamiliar no llegan a juicio, son sobreseídos por considerar el juzgador insuficiente la base de prueba.

Denunciar abusos sexuales a hijos menores aumenta riesgo de retirada de custodia. "La madre debe callar, convertirse en encubridora o en ese fantasma ausente que nombran las personas que sufrieron incesto en su infancia. Callar o arriesgarlo todo."

CONVOCAMOS (el 5 de julio de 2016) UNA RUEDA DE PRENSA  PARA DENUNCIAR EL CASO AGRAVADO PORQUE NO PUDO VER A SU HIJA EN MÁS DE TRES  MESES

Giuliana
Madre de Cristina,
chica asesinada por defenderse de una violación

Este fue el comunicado:

Compañeras y compañeros,

Hoy nos ponemos en contacto con vosotras por un doble motivo; por un lado, porque seguimos hacia adelante en la lucha por el recuerdo y el reconocimiento de violencia de género del asesinato de Cristina, quien fue asesinada en el portal de su casa por defenderse de una violación.

Por otro lado, queremos informaros de un acuciante caso de machismo y xenofobia que se está produciendo en nuestra región. Giuliana, mujer inmigrante, lleva más de 90 días sin ver a su hija. El motivo; haber denunciado a su padre.

El caso (por no decir martirio) de Giuliana comienza en 2013, cuando, haciendo acopio de valor, decide recurrir a los servicios públicos en búsqueda de ayuda y denunciar a su marido (no exponemos los detalles de esta denuncia por no vulnerar la intimidad de Giuliana y su hija). Ya en este momento, Giuliana, lejos de encontrar comprensión y respeto, se topó con acusaciones vacías sobre que no era coherente lo que decía, “que estaba loca”, que lo que estaba haciendo era perjudicar a un buen hombre, y que lo que quería era divorciarse, quedarse con la casa, etc., etc., etc. Unas afirmaciones que son más propias de una conversación de taberna entre “machos alfa” que de servicios sociales, donde simplemente no debería ser legal que éstas se vertiesen hacia nadie, y menos hacia personas que, como Giuliana, visitaba por primera vez la institución.

A partir de este momento, se inicia un proceso cargado de irregularidades y de acusaciones infundadas. Por cada denuncia que pone, Giuliana recibe acusaciones similares y se le aconseja no hacerlo. La palabra de su marido no se pone en entredicho; ella es la única que tiene que probar y probar y someterse a interrogatorios. Su hija queda completamente desprotegida; las acusaciones hacia el padre de la niña, estando todavía en trámite los procesos judiciales, no son obstáculo para que éste pueda seguir viéndola a solas. Finalmente, el padre pide la custodia total de su hija como “medida cautelar”. En marzo, en un juicio donde los testigos de Giuliana no son citados oficialmente, no pueden entrar a declarar pese haber asistido, y no se aceptan pruebas, como grabaciones, que otorgan la razón inmediatamente a Giuliana, ésta pierde la custodia de su hija.

Pese a que en la sentencia se reconoce su derecho a ver a su hija periódicamente, Giuliana no puede verla desde marzo por la saturación de los puntos de encuentro; la lista de espera en Cartagena se remonta a 2014.
Se trata, a todas luces y como anunciábamos, de una discriminación obvia por razones de procedencia y género. 


 Guardia Civil se lleva una niña tras privar un juzgado a la madre de la custodia

Publicaciones de la Rueda de prensa:

 La Crónica del pajarito: 103 días sin ver a mi hija  


La verdad de Murcia:  Exigen el cumplimiento íntegro de las penas para los maltratadores